• Francisco José Soriano Tejeiro

CHEN SHI TAIJIQUAN. YI LU. DAN BIAN



Cuando nos referimos al látigo simple o Dan Bian, en el marco técnico y teórico del Chen Shi Tajiquan de la familia Wang, estamos hablando fundamentalmente de una idea que conlleva una acción simultánea de ambos brazos, con intencionalidades diferentes, tanto de sujeción como de golpeo, que alternan estos potenciales de acción apoyados por estructuras de base en forma de arcos dinámicos. Esto se transforman y se desplazan según las características concretas del momento de intervención.


En el manual ilustrado de Chen Xin se detallan estas características fundamentales de la estructura final de la técnica:


1.- Los cinco dedos de la mano izquierda se mueven usando la fuerza.


2.- La muñeca izquierda no debe estar suelta.


3.- El arco dentro del codo es como una luna creciente o el dibujo de un arco.


4.- Focaliza tu atención y mira al dedo central (corazón) de tu mano izquierda.


5.- La focalización del Jin debe llegar hasta la coronilla.


6.- Mantén el cuello en posición vertical.


7.- El hombro izquierdo en su parte anterior y el derecho en su parte posterior deben hundirse de forma conjunta. Nunca eleves los hombros.


8.- No pierdas la conexión con la muñeca derecha


9.- Agrupa en un puñado las falanges de la mano derecha y dirígela hacia abajo desde la muñeca formando un pico o gancho justo antes de que la mano izquierda se mueva hacia delante.


En la forma Yi Lu nos encontramos con 7 repeticiones de esta técnica no siempre insertadas, o anudadas, en descendencia por las mismas técnicas, aunque siempre procedente de seis sellados y cuatro cierres. Veamos el siguiente cuadro:


Esta relación directa con Liu Feng Si Bi, así como el alto porcentaje de relación con Yun Shou nos apunta una dirección de estudio sobre las relaciones potenciales de la técnica, tanto dentro del marco de la forma, como en su posterior y complementario trabajo de Tuishou y Dui Lian.


Por otro lado, y siguiendo con el análisis de relaciones, Dan Bian o Xie Xin Ao Bu comparten en sus dos formas arquetípicas finales un modelo semejante, aunque simétrico de expresión de esta idea básica contenida en la forma.


La palma que empuja, golpea o aparta, por un lado, y la unión de dedos que sujeta, golpea, empuja o controla al oponente en clara sincronización con su otra lateralidad en un juego constante de apoyos relativos y simultáneos.


Abordar la base del concepto nos exige posicionarnos inicialmente en esta estructura inicial de brazos y comprender su dinámica expresiva desde los hombros, asumiendo como modelo el trabajo de fundamentos realizado sobre Chang Si Gong. Sin esta base es complicado que las proyecciones de fuerza que la técnica requiere tengan la efectividad que les corresponde.


En su estudio y práctica debemos comenzar por entender el sentido de los dedos unidos, que puede ir desde el modelo bioenergético que conlleva un cierre absoluto del Lao Gong (Palacio del trabajo, punto número 8 del canal maestro del corazón) de la mano que se cierra en la forma y una apertura relativa con la mano en teja de la palma complementaria.


El análisis de la estructura de manos del "Látigo simple" es la antesala del estudio de la técnica tal y como aparece en el marco de la forma. Esta estructura deberá ser estudiada posteriormente, cuando las pautas de aplicación de estos dos modelos combinados de mano son comprendidos por completo.


El motivo de desglosar este trabajo en dos conjuntos diferentes obedece a la necesidad de progresar desde lo más simple a la mayor complejidad que supone establecer las circularidades generales, que desembocan en puntas lineales en las manos, a veces, y otras que exigen ondulaciones complementarias de una columna sometida, al igual que hombros y brazos, a un Fang Song imprescindible.


El análisis técnico de aplicabilidad nos puede exigir, desde el principio, esta comprensión fundamental de conexión general de la estructura. Y debe hacerlo con un énfasis específico en la unión entre extremidades para conectar las funciones complementarias de ambas dentro de su momento de aplicación. El maravilloso desenlace final de emisión energética depende de que todas las piezas se hayan ordenado correctamente en progresión, jerarquía, estructura y sentido.


También es importante comprender que para un entendimiento óptimo del sentido de la técnica, dentro de la forma, fuera de la forma y en el marco global del estilo, es necesario que avancemos desde la observación de algunas aplicaciones básicas. A partir de estas, podremos abordar aplicaciones más complejas y combinadas con otras técnicas, con la finalidad de contrastar las sinergias que caracterizan en su conjunto al estilo. Comprender las vías de acceso a la técnica desde las bases de Tui Shou, San Shou y las potencias concretas de mayor relación con la técnica, deben ser los pasos obligados que nos lleven a integrarla como un recurso más dentro del combate.


En el próximo apartado veremos algunos fundamentos concretos de las bases, tanto estáticas como dinámicas, que son útiles para desarrollar habilidad en Dan Bian. También veremos los fundamentos técnicos aplicados a desplazamientos generales, así como las bases técnicas específicas que hemos entrenado en forma de combinaciones de aplicación, tanto fijas en posición, como dinámicas en desplazamientos.